¿Cómo crear un texto persuasivo para un anuncio publicitario?

¿No logras los resultados que esperas con los textos que realizas tan creativa e inspiradamente? Porque a todos nos ha pasado. Movemos todas nuestras neuronas para crear textos originales en redes sociales, o para ADS o sitios webs, pero terminamos sintiendo que es como hablar con una pared. Otra vez sin lograr el feedback que buscamos. 

  • ¿Cuál es el texto persuasivo?
  • ¿Qué son los textos persuasivos para un anuncio publicitario?
  • ¿Qué tipos de textos persuasivos hay?

¿Quieres mejorar la redacción publicitaria en tus canales online? En este blog te dejo algunos consejos para que no pierdas de vista y puedas lograr el éxito. Llena tu taza de café y tómate cinco minutos.

 ¿Qué son los textos persuasivos?

Los textos persuasivos son textos argumentativos que tienen como principal objetivo convencer, incitar o influir en alguien para que haga algo. Un email, un blog, un texto para tu página web, un copy: cualquier texto de marketing se engloba dentro de esta categoría. Es crear mensajes que provoquen sentimientos, emociones y reacciones a través de las palabras.

Consiste en ordenar ideas, de forma coherente, atractiva y fácil de leer. Para redactar textos persuasivos no basta con que sepas QUÉ decir, sino también, CÓMO decirlo y a QUIÉN se lo dices. Antes que nada, identifica cuál es tu cliente potencial: dónde vive, qué edad tiene, cuáles son sus gustos, sus costumbres, sus valores, su estilo de vida, qué le preocupa. Tal vez no haga falta decirlo, pero lo digo: también, ten bien en claro qué es lo que tú estás ofertando. 

Como todo, es una cuestión de práctica. Así que, ¡no te preocupes! Esto se trata de escribir, escribir y escribir. Puedes ayudarte con algunas técnicas de copywriting e ir perfeccionando esta práctica hasta ganarte la confianza de tus consumidores, lograr que estén de acuerdo contigo y aumentar tus ventas. Es una herramienta muy útil, lograrás ser más eficaz en los mensajes que quieres transmitir de tu marca.

Y sé lo que te estarás preguntando… “Okey okey, Lara, entonces, ¿Hay una fórmula secreta para realizar los mejores textos persuasivos?” Déjame decirte, que no, no existe. Toda la estrategia y, por lo tanto, todo lo que escribas o elijas como parte de tus anuncios publicitarios, debe ir en relación con los valores que tiene tu marca, con ese diferencial que hace que un cliente elija tu tienda y no otra. 

Pero no te desanimes. Es cuestión de afilar el ojo e ir probando qué técnicas te funcionan mejor. Así podrás escribir textos persuasivos que toquen la fibra sensible de tus clientes potenciales, que logren generar suficiente empatía para acercarlos a la compra de tu producto o servicio y convertirlos en clientes.

¿Cómo es un texto persuasivo para un anuncio publicitario?

Un texto persuasivo debe contar con estos elementos: 

  • Titular: es la puerta de entrada al texto. Si no todo el esfuerzo será tirado a la basura. Puedes utilizar números (el top 3 de…), palabras que llamen la atención (como consejos, trucos, razones, etc.) o incluir el beneficio principal para los consumidores.
  • Subtitular: Se desprende de la idea o la emoción provocada en el titular, termina de completar la idea sobre cuál es la temática del anuncio. 
  • Cuerpo del texto/Copy: Aquí es donde puedes explayarte para dar a conocer tu marca. Generalmente encontramos explicada la promesa. 
  • Pruebas: alguna evidencia de que el producto o servicio funciona. Pueden ser comentarios o videos hechos por clientes que ya consumen tu marca.
  • Slogan: Resume la temática de la campaña publicitaria para comunicar el mensaje en unas pocas palabras fáciles de recordar. 

Además, en cuanto al contenido, debe ser: 

  • Sintético. Lo que no quiere decir breve, sino que logre condensar la idea. Se dice que esta es una de las mayores virtudes de un buen texto. Pero, hay casos de avisos excelentes con textos que pueden considerarse largos. Más bien habría que decir que un buen texto tiene la cantidad EXACTA de palabras.
  • Estimulante, que impulse a la acción. Evitar que las personas piensen ¡Qué buen aviso!, y que, en su lugar piensen: ¡Necesito ya mismo ese producto!
  • Claro. Evita las jergas y todo lo que pueda prestarse a confusión por alguien que sea externo al negocio. Evita utilizar palabras académicas o muy rebuscadas, generalmente, la publicidad se mueve en los niveles medios e inferior del lenguaje. La claridad no tiene tanto que ver con las palabras que se usan, sino a quién están dirigidas.
  • Sin errores. Revisa que no tengan faltas de ortografía, ni de sintaxis. Ningún texto puede ser totalmente persuasivo si tiene errores de este tipo. 
  • No sonemos desesperados. Inducir el justificativo de por qué deberías consumir esa marca de una manera apacible, empática o divertida. 
  •  No te olvides del storytelling: los textos persuasivos cuentan una buena historia. 
  •  Céntrate en el cliente ideal. Trata de ver el mundo desde sus propios ojos. Vé a lo específico. Usa su propio lenguaje. Involucra a tus lectores. Imagina futuras objeciones. Toca las emociones. 
  • Sonará a cliché, pero nunca digas que el cliente está equivocado. Busca evitar las formas negativas de captar la atención de tus clientes.
  • Busca establecer autoridad. Demuestra con hechos, justifica con la lógica. Puedes respaldarte en fuentes confiables, estadísticas y ejemplos.
  • Habla en segunda persona: conecta con tu interlocutor y refiérete a un “tú” para tener más cercanía. 
  • Utiliza palabras potentes y poderosas. Habla de los beneficios que ofreces. 
  • Acompaña tus textos persuasivos con fotografías persuasivas, infografías o vídeos. 

¿Qué tipos de textos persuasivos hay?

Los tipos de textos persuasivos son: anuncio publicitario, artículo de opinión, caricatura política. 

¡BONUS! Vas a querer anotar en papel estos tips: 

  • Los verbos le dan al texto publicitario una dinámica especial. 
  • Los adjetivos operan como frenos. 
  • Cuidar las ambigüedades.
  • Utilizar oraciones cortas.
  • Usar la voz activa. 
  • No usar frases hechas. 
  • No ser redundante. 

Espero que te hayan servido estas herramientas a tener en cuenta a la hora de realizar un texto persuasivo exitoso. No lo olvides: la práctica hace al maestro. ¡Sigue leyendo para más consejos simplificados!